Entrelizos

Tapices de lana virgen en telar de alto lizo
Mónica Moreno

Mónica Moreno

De pequeña me encantaba jugar con los ovillos de lana que mi abuela guardaba en una alacena, bajo la escalera. Ella me enseñó a tejer con agujas y yo hacía ropa a mis muiñecos, sin pensar que se convertiría en mi pasión…

Mi primer contacto con el telar de alto lizo respondió a una inquietud creativa, quería «pintar» un paisaje con lana, poder tocarlo y sentir la textura de ese material tan increible. Así es que mi pareja, amante de la madera, me hizo un pequeño telar donde poder dar rienda suelta a mi creatividad, y lo usé durante bastante tiempo, hasta que mi inquietud fue más allá,¡ necesitaba más espacio! Ahora tengo uno de mayores diimensiones, que da mucho juego, y estoy en espera de ampliar mi taller, pues aspiro a tener más de uno en uso y muchos materiales…Tomo las ideas para mis tapices de muchos sitios; un paseo por la sierra, que tan cerca tengo de casa, es muy inspirador en cada estación del año por la luz, los colores, los troncos de los árboles, los muros de piedra, un río…También me gusta mirar libros de pintura, me encantan los matices de las acuarelas en los paisajes o la visión de la naturaleza tras los ojos de un impresionista…Amo lo natural, la vida y el entorno rural que me rodea, y eso se refleja en mi trabajo.